Una existencia ordinaria

enero 3, 2009

Desde tiempos remotos y hasta ahora último, hemos tendido a pensar que vivimos en un sitio privilegiado del universo. Veamos qué nos dice la ciencia actualmente; les dejo al astrofísico John Gribbin.


¿Un universo favorable?

enero 1, 2009

Algunas personas creen que la existencia de vida en la actualidad se debe a que la tierra se encuentra a una distancia favorable respecto al sol. Sin embargo, esta imagen de un universo amable para con la vida no es cierta. Los dejo con una breve explicación de esto en manos del químico ambiental James Lovelock.


La dieta omnívora: un sabor amargo

diciembre 22, 2008

Dejo aquí un vídeo bastante bueno, les recomiendo que lo vean. Recuerden que optando por una dieta vegana conseguiremos una vida más saludable, un mundo más justo y amable, y un ecosistema menos dañado. Lo único que se debe hacer es querer cambiar nuestro estilo de vida, y todo se vendrá facilito 🙂


¿Voces del infierno?

diciembre 11, 2008

Por internet circula una historia muy difundida que plantea una supuesta evidencia científica de la existencia de algo que muchos creemos una mera invención para lograr que la gente se porte bien: el infierno. Dedicaré aquí algunas palabras ante lo que me parece un engaño más de parte de los cristianos.

Cuenta la historia que por los años ochenta aproximadamente, un grupo de geólogos cavó, con fines científicos, un agujero en la corteza terrestre de 14 kilómetros de profundidad. De pronto, se toparon con una bóveda que, tras mediciones, demostró poseer una temperatura de más de 1000 grados celsius. Luego, con micrófonos super sensitivos, intentaron escuchar los movimientos de la tierra, pero solo oyeron algo que los dejó atónitos: gritos humanos de gran dolor y martirio. Entonces, la mitad de los científicos participantes en las excavaciones creyeron haber abierto las puertas del infierno, y, asustados, renunciaron a sus trabajos. El Dr. Víctor Azzacov, director del proyecto, quien compartió la mayor parte del suceso, dijo: “La información que estamos compartiendo es tan sorprendente que sinceramente tememos lo que podría ser descubierto en esas profundidades”.

Incluso, hay una supuesta grabación de las voces infernales que pueden escuchar en decenas de vídeos en youtube.

Expondré ahora algunos puntos que señalan que todo esto no es más que un cuento, un mito urbano, una broma.

1. ¿Por qué razón esta noticia no figura en ningúna fuente seria de información? Busqué encarecidamente en la web, busqué en español, en inglés, en la BBC, en CNN, en El Mercurio, etc. Solamente encontré la historia en foros y páginas cristianas, fuentes cuya confianza es dudosa.

2. ¿Por qué razón no se dice exactamente en qué lugar de Siberia se encuentra el agujero? En algunos vídeos de youtube se dice: “En un lugar indeterminado de Siberia.” Sin duda, esto puede sugerir que no ponen el lugar específico porque temen que desmientan el mito.

3. ¿Por qué razón no existe ninguna fuente seria que demuestre la existencia del Dr. Víctor Azzacov, el líder del proyecto? No encontré ninguna biografía de él, ni nada por el estilo. Parece como si el señor sólo fuera un invento.

4. ¿Por qué razon los científicos abandonaron las excavaciones? No me parece razonable creer que los científicos abandonaran el proyecto solo por sentir miedo.

5. ¿Por qué razón las autoridades religiosas serias, como el papa, nunca hablaron sobre el tema? La respuesta a esta pregunta podría ser que las autoridades religiosas serias y oficiales no desean manchar su reputación difundiendo cosas por las que luego serán atacadas, como mitos, por ejemplo.

6. ¿Por qué los defensores del incidente se preocupan en hacer infalsables sus afirmaciones? En youtube se dice que apenas sucedió el descubrimiento, las autoridades y la prensa se encargó de ocultar y eliminar los rumores. Así se encargan de que no existan fuentes confiables que avalen la información. Este es el típico argumento conspiranoico con el cual se puede demostrar cualquier cosa (1).

Es importante destacar que sería difícil falsar la teoría de las voces del infierno, pues es por sí misma escurridiza. Si supiéramos donde está el supuesto agujero, por ejemplo, quizá podríamos falsarla. También podríamos lograrlo con la ayuda de un experto en geología, que nos informe sobre algunos factores que pueden desacreditar la teoría, a saber: ¿podrían alcanzarse tales profundidades en aquella época?, si ahora se han realizado excavaciones mucho más profundas ¿Por qué no se ha vuelto a registrar nada?, ¿Cuán profundo habrán llegado considerando la altitud de las tierras siberianas?, etc.

Mi opinión final es que todo apunta a que esto no es más que un mito urbano, ya que no existen registros confiables de que la historia sea real. Además, como muestran las preguntas que se plantean arriba, me parece todo muy dudoso. El hecho es de difícil falsación, además. Y según la navaja de Occam, pensar que todo es un fraude es una hipótesis mucho más simple (y por lo tanto más probablemente correcta) que pensar que fue real, debido a todas las implicancias que esta última postura tiene. Por último, existe un poderoso móvil que creo llevó a algunos a inventar esta historia; hay una religión de por medio que necesita ser sostenida a toda costa (2), y una creencia que muchos consideran necesaria para que la gente sea moral.

Así que aún considero firmemente que no existe evidencia alguna de la existencia del infierno, sino que sólo existe en la mente de algunas personas.

Dejo a continuación un link a la página truthorfiction.com, en donde se muestra alguna información sobre la falsedad de la historia de las voces infernales. http://www.truthorfiction.com/rumors/d/drillingtohell.htm

——————-

(1) Este argumento lo usaron quienes muestran un vídeo en donde supuestamente los expedicionarios del Apollo XI encontraron evidencia de vida inteligente en la luna. Ellos dicen que la NASA mantiene ocultos estos vídeos y que, por eso, oficialmente no existen.

(2) Esto nos hace recordar casos parecidos en los cuales se ha pretendido demostrar algunas creencias religiosas por medio de fraudes científicos. Por ejemplo, el caso del Dr. Johann Beringer, quien desenterraba fósiles falsos para demostrar la existencia de un dios interesado en nosotros; y el caso de George Hull, quien enterró un gigante  de yeso y luego pagó a unos excavadores para que lo desenterraran. Todo esto con el fin de demostrar que la biblia no se equivocaba al decir que habían existido gigantes en la tierra.


Sobre la fe en las creencias religiosas

diciembre 8, 2008

Escribiré a continuación un comentario sobre un razonamiento empleado por el filósofo español José Ramón Ayllón en su libro Ética razonada. Ayllón realiza una defensa de la fe (*), refiriéndose indirectamente a ésta como una exigencia racional. Yo, por el contrario, considero que la fe es un elemento absurdo, irracional y dañino.

A continuación pego el extracto del libro en que Ayllón argumenta:

“¿Puede tener certeza quien cree? Sabemos que la certeza nace de la evidencia. ¿Qué evidencia se le ofrece al que cree? Sólo una: la de la credibilidad del testigo. El que no ha estado en América cree en los que sí han estado y atestiguan su existencia. El que nunca ha visto a Hitler cree a los que sí lo vieron. Y antes que Hitler, Napoleón, el Cid o Nerón. En todos estos casos es evidente la credibilidad de los testigos. Y entre esos casos debemos incluir los que dan origen a algunas creencias religiosas. Por eso, la fe -creer el testimonio de alguien- es una exigencia racional, y su exclusión es una reducción arbitraria de las posibilidades humanas.”

Me parece que Ayllón hace uso de una falacia de falsa analogía. Se razona de la siguiente forma: usted cree en la existencia de América solamente porque alguien le contó que estuvo allí, pese a que nunca ha comprobado dicha existencia personalmente; así que, del mismo modo, debería creer en lo narrado en mi libro sagrado (como milagros y cosas por el estilo) porque los autores del libro le atestiguan tales cosas.

Este razonamiento me parece errado porque nos llevaría a concluir que debemos creer todo lo que nos dicen. Y evidentemente no debemos creer todo lo que nos dicen.

En el razonamiento de Ayllón se olvidan dos grandes diferencias que existen en ambos casos: el nivel de credibilidad del testigo y el nivel de credibilidad de las proposiciones afirmadas por éste. Por ejemplo, si yo soy un conocido mentiroso y siempre le hablo cosas dudosas y muchas veces completamente erradas a la gente, nadie debería creerme.  Puedo hacer analogía con esto refiriéndome a la enorme cantidad de falsedades míticas que la biblia (el libro sagrado) contiene, y a la relativa ignorancia que los escritores de ella poseen. Estos hechos hacen que no poseamos los suficientes motivos para confiar en ella, y por lo tanto, para no creer en una creencia religiosa basada en ella.

La segunda diferencia, como dijimos, es el nivel de credibilidad de las proposiciones afirmadas. ¿Me creería usted si le dijera que tengo un unicornio en mi casa? Seguramente que no. Esto nos hace ver que para creer en la veracidad de una proposición afirmada por alguien tenemos que asegurarnos de que ésta sea verosímil. Sería distinto si yo le dijera que tengo un perro en mi casa; en este caso no habría problema. En el caso de la biblia, los apóstoles nos dicen que una virgen dió a luz, que Jesús resucitó y sanó gente milagrosamente, etc.

 De esta forma, concluyo que la fe no es una exigencia racional. Sino que creer cosas refutadas por la ciencia o cosas de las cuales no existe evidencia alguna es un error estúpido, nos las diga cualquier ente. Porsupuesto que creer ciega y obstinadamente en cosas con tales características afecta a nuestro pensamiento racional y cuerdo, afecta al pensamiento crítico de nuestros niños, afecta a los avances científicos, etc. Es por esto que creo firmemente que debemos hacer todo lo posible por acabar con eso que se llama fe.

 (*) La palabra fe es definida por el mismo autor del libro como “la creencia en lo que alguien dice, […] y en el caso de la fe cristiana, se cree a Jesucristo y a las personas que nos han transmitido su vida y sus palabras. ” Porsupuesto que se creen las cosas narradas en toda la biblia (al igual que en los demás libros sagrados), no exclusivamente las pertenecientes al nuevo testamento.


Unas palabras de Epicuro

noviembre 14, 2008

“Cuando decimos que el placer es el soberano bien, no hablamos de los placeres de los pervertidos y de los crápulas, como pretenden algunos ignorantes que nos atacan y desfiguran nuestro pensamiento. Hablamos de la ausencia de sufrimiento para el cuerpo y de la ausencia de inquietud para el alma. Porque no son las borracheras, ni los banquetes continuos, ni el goce con jovencitos o con mujeres, ni los pescados y las carnes con que se colman las mesas suntuosas, los que proporcionan una vida feliz: más bien es la razón, buscando sin cesar los motivos legítimos de elección o de aversión, y apartando las opiniones que llenan el alma de inquietud.”

Epicuro, Carta a Meneceo.

Apenas leí estas palabras, pensé que sería una buena idea darlas a conocer. Por la razón de que expresa en gran medida mi forma de pensar, pero en este caso, proviene de un intelectual reconocido. Siempre me ha disgustado la enorme confusión y los falaces argumentos de los detractores de la filosofía hedonista: placer no es igual a sexo, ni a alcohol, ni a fiestas, ni a desenfreno. Todo esto constituye un insulto al preciado placer que mira desde arriba a tales estupideces. Toda persona que haya probado los placeres intelectuales y espirituales (nunca me ha gustado esta palabra), se dará cuenta que no hay peor error que volver hacia atrás, hacia una vida insípida y ordinaria. Repito el argumento de Stuart Mill; ¿Quién tiene el verdadero derecho a opinar sobre cuáles placeres son más intensos? ¿Quien ha probado ambos (los físicos y los intelectuales), o los que solo conocen los primeros? Sin duda, si los primeros fueran mejores que los segundos, los sabios y los bondadosos abandonarían su condición para volver hacia atrás. Cosa que no ocurre.

Ahora bien, todo lo dicho arriba parece dicho por el más fervoroso hedonista y utilitarista, pero ni yo mismo sé si verdaderamente lo soy. Siempre me he sentido identificado con estas posturas, pero en mis pensamientos cotidianos advierto una enorme confusión en mis convicciones. Espero que llegue el momento en que pueda dedicarme a aclararlas, y para ello necesito también de sus comentarios e ideas.

Bueno, me despido.

Un abrazo a todos los que se dan la molestia de leer este blog.


Sitio católico miente descaradamente sobre el veganismo

octubre 4, 2008

El otro día estaba buscando en google cuando me topé con El lugar de encuentro de los católicos en la red, un sitio que ataca duramente al veganismo en este artículo, refiriéndose a él como una secta extremista y perversa que olvida la dignidad del ser humano. Sin embargo, lo que más me impresionó es la enorme cantidad de prejuicios, desinformaciones, y a veces hasta mentiras crasas sobre el veganismo. Me molestó mucho imaginar cuántas personas tomarán como ciertas las cosas que allí se cuentan, sin siquiera molestarse en verificar si son o no ciertas.

Expongo a continuación algunos puntos completamente falsos que dice el artículo :

1. El veganismo es una secta. Al contrario, las sectas son círculos cerrados a la sociedad, mientras que el veganismo busca participar con ésta.

2. Los veganos tienen “jefes espirituales” que, con mentiras, les lavan el cerebro a sus adeptos con el fin de dominarlos. Esto es absolutamente falso, los veganos no poseemos ningún tipo de jefes espirituales, ni somos dominados por ningún tipo de persona u organización.

3. Los “jefes espirituales” de los veganos usan a sus adeptos para conseguir dinero, para ejercer delitos, o para ejercer la prostitución. Esta es otra calumnia descarada de parte del escritor del artículo, a fin de desprestigiar y ensuciar al veganismo. Es absolutamente falsa y no creo que sea necesario ahondar más en eso.

4. La mayoría de los veganos son gente muy joven que dejan de serlo después de algunos años. ¿De dónde sacaron esto? ¿hicieron un censo acaso? Lo que yo he notado es que muy pocos veganos dejan de serlo después de un tiempo.

5. Los jóvenes “autómatas” veganos son agresivos, llenos de odio hacia la sociedad, delincuentes que violan la ley, que atacan a los omnívoros y a los establecimientos de ellos. Primero, nadie es autómata. Segundo, la minoría de los veganos (sólo algunos grupúsculos) son agresivos y extremistas y atacan a los no veganos. Por lo que yo conozco, la mayoría de los veganos no odian a la sociedad, sino que tienen una amplia conciencia social. En definitiva, la carga de la prueba no me corresponde a mí, sino a quien acusa a los veganos de ser delincuentes, y quien lo haga seguramente argumentará en base a puras falacias de generalización precipitada. Por ejemplo, en el artículo se menciona a Carlos H. y al Ejército de Liberación Animal como prueba de que somos violentos, pero ¿no constituyen tales pruebas una minúscula fracción del movimiento vegano?

6. Los veganos promueven una dieta carencial y deficiente. Esto es contradecido por los millones de veganos que existen en el mundo en perfecto estado de salud, por la Asociación de Dietética Americana y por la Asociación de Dietistas de Canadá, quienes afirman que el veganismo es plenamente saludable y puede ser adoptado por cualquiera en cualquier etapa de su vida.

 

En fin, es increíble hasta donde puede llegar la mala intención y la ignorancia de alguien. En algunas partes el autor dice que no deberían permitirle a los veganos dar charlas en los colegios y que a los profesores veganos ¡hay que expulsarlos!

Solo me consuela saber que en muchos otros movimientos de liberación han sucedido cosas similares y finalmente han salido adelante.