SIDA: el especismo se paga caro

sida.jpg 

Salmonella, gripe aviar, mal de las vacas locas, tenias, sólo por nombrar unas pocas. Muchas de las enfermedades que han causado grandes estragos en nuestra especie son resultantes de los crímenes que se han realizado hacia los no-humanos. De hecho, muchos ignoran que la enfermedad más característica de nuestro siglo (y quizá la más devastadora de toda la historia) está entre nosotros por la misma razón: el especismo. Permítame contarle cómo se inició.

Es necesario mencionar al famoso Gatean Dugas, el “paciente 0” de vuelo homosexual, quien reconoció haber tenido más de mil compañeros sexuales. A partir del VIH aislado en su sangre se identificaron, investigando a pacientes de todo el mundo, a más de cuarenta casos de VIH repartidos por varios países, quienes habían compartido sexo entre ellos. Esto, además de contribuir a esparcir la enfermedad, provocó la diseminación de una teoría a la que aluden mucho los homófobos y algunas religiones. La teoría dice que el SIDA se inició por culpa de las prácticas no naturales de los homosexuales. La comunidad científica, al igual que yo, ha juzgado de falsa esta teoría, aludiendo a los siguientes argumentos.

Los primeros análisis del material genético del VIH mostraron que tenía una enorme similitud con el SIV (virus de la inmunodeficiencia del simio), una familia de virus que afectaba a monos del centro de África, donde también se detectaron casos de SIDA casi desde el principio. Pero este tipo de virus no puede ser adquirido por los seres humanos.

El SIV es tremendamente frecuente entre los monos de África central, de hecho han sido aislados en más de treinta especies, aunque en ellos estos virus no son mortales. Al parecer, los chimpancés -que son simios y no monos- se infectaron simultáneamente con dos tipos de SIV muy similares, al cazar y comer a los dos monos portadores de estos tipos de SIV. Uno de estos virus afecta al mono verde de los bosques de Sierra Leona y Ghana, y el segundo al cercopitecus nictitans que habita en los bosques de Costa de Marfil, Liberia, Níger y Congo. El intercambio genético de estos dos virus en los chimpancés dió lugar a un nuevo tipo de virus de inmunodeficiencia que sí es capaz de ser transmitido al ser humano.

¿Cómo pudo haber saltado en el centro de África, desde el chimpancé al ser humano? Los habitantes de esta zona de África son cazadores habituales de grandes simios. Durante las cacerías es muy frecuente que el animal acorralado pueda producir heridas, mordizcos o arañazos por donde habría penetrado el virus. También pudo haber sido transmitido al ser humano al comer de la carne de estos simios, o al mantener algún tipo de contacto sexual con estos animales.

Podemos afirmar casi con seguridad que de ésa forma nació el temible SIDA. Pero siendo cierta ésa teoría ¿cómo se explica la identificación del VIH primeramente sólo en pacientes homosexuales? Gaetan Dugas, el “paciente 0” del que hablamos al principio, trabajaba de auxiliar de vuelo. Siendo cierto que tuvo más de mil compañeros sexuales repartidos por varios países, es deducible que viajaba por todo el mundo relacionándose sexualmente a través de sus viajes. Al adquirir el VIH en África, lo contagió a sus compañeros sexuales en los que también se identificó el virus causante del SIDA desde el principio. Debe recordarse que es comprensible que esta enfermedad se halla dado en la comunidad homosexual, si consideramos que la manera más probable de adquirir el VIH es mediante el sexo anal. Al parecer, todo concuerda con la aparición del SIDA por prácticas especistas.

Debo aclarar que no digo que el especismo sea malo por que de él han nacido muchas enfermedades. El especismo es malo por otras razones, sólo deseo hacer notar que es sobremanera estúpido ignorar el daño que se causa a los no-humanos y producto de ello perjudicar a nuestra misma especie. También deseo hacer notar que si acabamos con el especismo se acabarán las formas de contagio de muchas enfermedades actuales y quizá evitemos el nacimiento de muchas enfermedades futuras.

Fuente: Carlos G. Osorio Abarzúa, Biología 2º Medio Texto para el estudiante, editorial Mare Nostrum, años 2007 – 2008, página 171.

Anuncios

2 Responses to SIDA: el especismo se paga caro

  1. Entepensante dice:

    ¡Hola Vladimirov!

    ¡Qué interesante lo que expones! SIEMPRE QUE EL SER HUMANO VA CONTRA LO NATURAL, SE DAÑA A SÍ MISMO.
    Sigue exponiendo temas tan importantes.

  2. !!!!!WO0LA¡¡¡¡¡ VLADIMIROV
    PZ.
    K
    INTERESANT
    STA
    TODO
    LO
    K
    INFORMAN
    FELIZIDADEZ
    POR
    LA
    PAG.
    !!!!BYE¡¡¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: